Las condiciones para comprar una vivienda son las más favorables de los últimos años, ¿qué ventajas conlleva la compra sobre el alquiler?

Estudiar, entrar al mercado laboral, independizarse de los padres, emprender tu propio negocio, crear una familia… La vida está llena de retos que se deben ir superando según las aspiraciones personales de cada uno. Y en esta serie de superaciones, la compra de una vivienda es, sin duda, una de las decisiones más importantes de tu vida. Veamos por qué en estos momentos es mejor comprar una vivienda que alquilarla.

Ventajas financieras de la compra de vivienda sobre el alquiler

Las condiciones financieras actuales son, probablemente, las mejores que hemos tenido en los últimos 20 años para la compra de vivienda. Las bajadas del tipo de interés, sobre todo el Euribor -hoy en negativo; en 2005 al 5,5%-, y el precio de mercado de la vivienda, que ahora sí parece haber tocado suelo, son condiciones que indican que hoy día merece la pena comprar una vivienda antes que alquilarla.

A modo de ejemplo, si dudas entre comprar vivienda o alquilar, debes saber que una hipoteca de 90.000 o 100.000 euros a 30 años arroja una cuota mensual de entre 280 y 350 euros, incluso firmando una hipoteca a interés fijo. Alquilar un piso nuevo de esas características en una localidad de tamaño medio podría suponer, de media, una cantidad cercana a los 450 euros.

Además, la vivienda es un bien que suele revalorizarse con el tiempo, por lo que es, generalmente, una buena inversión. Si algún día decidimos cambiar de hogar, es más que probable la venta de la actual casa nos arroje unos ingresos mayores de lo que en su día pagamos por ella. El alquiler, por el contrario, siempre es un gasto a fondo perdido.

Aparte de criterios económicos, ¿mejor comprar una vivienda que alquilarla?

Si tu economía lo permite, ten claro que la compra de vivienda conlleva una serie de ventajas sobre el alquiler. El concepto de propiedad te dará una serie de privilegios que no tendrás de ninguna otra manera. Veamos los principales puntos a favor de la compra sobre el alquiler:

  • La capacidad de decorarla y reformarla a tu gusto, pues solo quien es propietario tiene plena disposición sobre estos asuntos.
  • Sentimiento de hogar: una vivienda debe ser un hogar en el que nuestra familia se sienta a gusto.
  • Sustento de nuestros hijos: aunque no parezca una ventaja a simple vista, muchas personas ven en la posesión de vivienda propia una garantía de futuro para su descendencia.
  • La vivienda propia nos libra de la inseguridad que tiene el arrendatario a ser “expulsado” del inmueble alquilado si este va a ser usado por el propietario, o de que puedan empeorar las relaciones con el mismo y hagan incómoda la convivencia.

Así pues, está claro que ahora es buen momento para adquirir una vivienda. Las ventajas de comprar sobre alquilar son evidentes, pero… ¿ya tienes clara tu decisión?

¡Contacta con Viqueira!