Claves para adquirir una segunda vivienda nueva con éxito

En lo que respecta a comprar una vivienda, uno nunca está seguro de hacer la inversión adecuada. Las dudas son muchas, al fin y al cabo, se trata de un adquisición importante a la que, seguramente, destinaremos, si no todos, buena parte de nuestros recursos o incluso más.

El esfuerzo económico es importante y las preocupaciones se sitúan al mismo nivel.

Consejos para comprar tu segunda vivienda sin preocupaciones

Quizás no podamos estar seguros del todo, pero sí tomar ciertas precauciones a la hora de adquirir esa nueva vivienda que se convertirá en nuestra segunda residencia, precauciones que nos guiarán en el camino hacia el éxito.

Si estás pensando en adquirir tu segunda vivienda, toman nota porque esto te interesa:

#1 – Las opciones de revalorización

La compra de toda vivienda supone una inversión, en especial si se trata de una segunda residencia de la que, quizás, podríamos desprendernos a medio o largo plazo. En este caso, es importante pensar en la rentabilidad del inmueble y su revalorización con el paso del tiempo.

La zona en la que se halle la vivienda será determinante en este aspecto, además será importante que la vivienda se encuentre en:

  • Un lugar en expansión
  • Bien comunicado
  • Con una importante demanda de compra o alquiler
  • Múltiples servicios a disposición del ciudadano

En este sentido, el centro de las ciudades, las nuevas zonas residenciales y en expansión de la periferia o localidades costeras consolidadas como destino turístico son siempre buenas opciones que nos brindarán estupendas perspectivas.

#2 – Constancia y decisión

La vivienda ideal no se encuentra de la noche a la mañana, sin embargo, no hay que dormirse en los laureles. Si nos proponemos adquirir una segunda vivienda, tenemos que comenzar a buscar ya, ser constantes, y en el momento en que aparezca la vivienda perfecta, ir a por ella.

#3 – Sondear el mercado

Conocer el precio medio de la zona y de otras viviendas de características similares nos ayudará a saber si estamos comprando a un precio razonable llegado el caso.

Pero no solo se trata del precio, también de tomar en cuenta las características del inmueble: si cuenta con piscina, como todos los edificios de la zona; espacios deportivos, zonas ajardinadas, etc.

#4 – Hacer cuentas

Contar con financiación propia suficiente como para asumir el 30 % del coste de la vivienda, solicitar una hipoteca que no sobrepase el 50 % de nuestro salario mensual o estar seguros de que contaremos con el dinero necesario para afrontar los gastos derivados de la compra (fiscalidad, escrituras, etc.) son consejos que pueden parecer obvios y que, sin embargo, pasamos por alto.

De vital importancia resulta, igualmente, comparar todos los créditos hipotecarios disponibles en el mercado para conseguir las mejores ventajas financieras y analizar el coste mensual que supondría vivir en ese tipo de casa (comunidad, factura energética, etc.) y en esa zona en particular (desplazamientos, IBI, etc.), estos consejos son decisivos para no lamentarse, en un futuro, de una errónea inversión, sobre todo si vamos a destinar la vivienda a nuestro uso exclusivo.

#5 – Conocer el vecindario

Comprar una casa a ciegas, es decir, sin haber visitado las inmediaciones, es un error que no nos podemos permitir. Conocer las inmediaciones, hablar con los vecinos y comerciantes de la zona nos ayudará a conocer los problemas y ventajas de ese barrio, así como el tipo de personas que lo habitan y frecuentan.

Ahora que ya sabes qué hacer para realizar la inversión de tu nueva segunda casa con éxito, ponte manos a la obra y comienza por informarte acerca de nuestras promociones. ¿Hablamos?