Ventajas de comprar un vivienda de obra nueva

Aunque muchas familias tienen claras las grandes ventajas que representa la compra de una vivienda de obra nueva frente a una de segunda mano, hay quienes aún dudan entre cuál será la mejor opción. 

Si formas parte de este colectivo, ese que no sabe por qué tipo de vivienda decantarse, lee atentamente algunos de los beneficios que ganarás con la compra de una vivienda nueva.

¿Por qué decantarte por una vivienda a estrenar?

La ausencia de reformas

Se trata de una gran ventaja que no solo redundará en nuestra comodidad, sino en nuestro bolsillo. Y es que, una vivienda de segunda mano necesita, normalmente, altas dosis de reforma, bien para adecuarla a nuestros gustos y necesidades, bien por obligación al tratarse de una casa con muchos años a sus espaldas: una mano de pintura, el cambio de ventanas deficientes, nuevos revestimientos, etc.

La suma de todas estas actuaciones puede llegar a alcanzar incluso la del precio de la propia vivienda, por lo que no se trata de un aspecto que debamos menospreciar.

La calidad de los materiales

Los sistemas constructivos han avanzado enormemente en estos últimos años, también la calidad de los materiales, cada vez más eficientes, y del diseño, pensado para satisfacer las necesidades de los compradores actuales y el ahorro energético. Todas estas claves, a las que responden las viviendas de nueva construcción, no eran tenidas en cuenta en los años 70, 80 o 90, por lo que muchas viviendas de esa época presentan deficiencias en este sentido. 

Apostar por una nueva casa es hacerlo por materiales de mayor calidad y mejores prestaciones.

El garaje y del trastero o bodega

Supongamos que encontramos un piso ideal de segunda mano en el centro de la ciudad, es perfecto para nosotros, pero… (porque siempre hay un pero) carece de plaza de garaje y de trastero o bodega. El alma se nos cae a los pies. Hoy en día, la práctica totalidad de las familias o parejas necesitan una plaza de garaje, o dos, sobre todo en ciudades donde aparcar en la calle es una auténtica odisea. De la misma forma que un trastero representa una necesidad fundamental, ¿dónde si no vamos a meter las bicicletas, la sombrilla de la playa y tantas cosas que usamos de forma estacional y no caben en casa? En una vivienda de nueva construcción no tendrás este problema, pues el acceso a la misma incluye plaza de garaje y trastero.

A igualdad de precios… 

Quizás en el pasado, optar por una vivienda de segunda mano era hacerlo por una casa más barata, sin embargo, la realidad ha cambiado, y no solo pueden llegar a valer lo mismo (recordemos la necesidad de hacer reforma) sino incluso costar más. El mercado de segunda mano ha subido, por lo que el ahorro económico ya no es una baza a tener en cuenta en la mayoría de los casos.

Ahora que ya conoces algunas de las grande ventajas de comprar una vivienda de obra nueva, ¿qué tal si echas un ojo a nuestras promociones? Estamos seguros de que acabarán por convencerte de que la nueva construcción es tu mejor opción.